ÚNICO sitio web oficial de la Santa Sede en el Exilio, de Su Santidad el Papa Alejandro IX, en Argentina.

lunes, 1 de febrero de 2016

Sermón por el octavo aniversario de la muerte de San León XIV

Queridos hermanos,

Hoy se cumplen ocho años de la partida a la Gloria Eterna de San León XIV. Hoy es un día de gran congoja para todos los que acompañamos a Su Santidad, de Venerable y Gloriosa Memoria en aquellos años enlos que, primero como hermano lego, luego como sacerdote y obispo luchó por la unidad de la Iglesia. Finalmente, fue elevado al Sumo Pontificado terminando con la vacancia que se prolongó desde la muerte de San Pío XII.

Hoy recordamos al Papa San León XIV. Estamos aquí, reunidos el Sínodo de Mar del Plata. Pensamos ¿Qué hubiera hecho él de no haber partido a los brazos de Dios? ¿Qué decisiones hubiera tomado? ¿Cómo habría podido enfrentar a los peligros que se cernían sobre la Iglesia Católica Remanente en un momento tan particular?

El cisma, la amenaza de un desgarramiento terrible y mayor era evidente. ¿Recuerdan el Concilio de Moreno, cuando sin ninguna autorización, hombres malignos se apoderaron de él y empezaron a promulgar, sin autorización del Santo Padre, enfermo y convaleciente, documentos y documentos?
Dios no permitió que León XIV con su fragil salud tuviera que ver ni vivir aquí, en este mundo, los terribles males que se cernían sobre la Iglesia, por eso lo llevó. León cumplió su misión: ser el primer Papa luego de décadas, ordenar sacerdotes, consagrar obispos, crear cardenales. Preparó el camino para lo que estamos viviendo hoy.

Sabemos y sabemos muy bien, mis queridos hermanos, hoy todos congregados en este sínodo, que él Intercede por Nosotros y por la Iglesia Católica Remanente. Seamos dignos continuadores de su legado.


¡Ave María Purísima!

viernes, 29 de enero de 2016

Resolución Sinodal sobre el cisma y la admisión del clero

Resolución Sinodal Número V
Sobre la el Cisma

Los Reverendos Padres Sinodales, reunidos en el Espíritu Santo, convocados por el Papa Alejandro IX aprobaron, luego de debido debate la siguiente resolución:
La Santa Iglesia siempre admitió en su seno a aquellos hijos que se desviaron de camino y decidieron, por propia culpa separarse de la Santa Madre Iglesia. Tras la restauración de la Sede Apostólica, muchos salieron de la Iglesia a fundar sus propias congregaciones, ordenes o iglesias cismáticas, con resultados funestos para los fieles que cayeron en sus manos, así como para ellos mismos.
Algunos han pedido volver a la Iglesia en su calidad de presbíteros y obispos, tal como eran antes de que optaran por romper con la Iglesia Católica Remanente, en cambio, otros han solicitado ser re-admitidos, teniendo en cuenta el estado que obtuvieron luego de romper con la Iglesia.
De la misma manera, en los últimos años aumentó la cantidad de hombres que, aludiendo estado clerical, han solicitado salir de sus iglesias cismáticas e ingresar a la Iglesia Católica Remanente. Pero esta solicitud, siempre ha exigido la admisión, previo reconocimiento del presbiteriado o del espiscopado.
Hasta el presente, no existió ningún protocolo que se siguiera de manera uniforme, se llegó a reconocer, que el Código de Derecho Canónico no contemplaba de manera clara los procedimientos a seguir, razón por la cual, tras larga deliberación se aprobaron los siguienes cánones:
Primero: Aquellos sacerdotes y obispos de la Iglesia Católica Remanente que fueron al cisma, sólo serán readmitidos según el estatus clerical previo al cisma y no podrán tener oficios públicos en la Iglesia hasta que se les conceda por decreto especial del Santo Padre.
Segundo: Los fieles que rompieran con la Iglesia, y obtuvieran fuera de ella ordenes sagradas, siendo las mismas válidas o inválidas, no podrán ejercerlas dentro de la Iglesia jamás, y serán considerados siempre como simples seglares.
Tercero: Los presbíteros y obispos que al presente no estén en comunión con la Iglesia, pero que pretendan ingresar a ella, serán admitidos únicamente como seglares y nunca según el estado clerical.
Cuarto: Salvo casos muy especiales en los que el Santo Padre considere la posibilidad de que un sacerdote u obispo, proveniente del cisma, sea admitido como clérigo, se realizará, siempre la ordenación sub conditione y el admitido no ejercerá ningún oficio público hasta que el Santo Padre, por decreto especial, lo determine.

Dado en Mar del Plata, Residencia de Verano del Santo Padre Alejandro IX

A los 29 días de enero del año 2016 de Nuestro Señor.

sábado, 23 de enero de 2016

Resolución Sinodal sobre la Liturgia

Resolución Sinodal Número IV
Sobre la Sagrada Liturgia


Los Reverendos Padres Sinodales, reunidos en el Espíritu Santo, por convocatoria del Santo Padre Alejandro IX han presentado las inquietudes respecto a la, todavía, diversidad litúrgica en la Iglesia Católica Remanente.
SER Cardenal Michael de la Compasión, Prefecto de la Sagrada Congregación para la Disciplina de los Sacramentos presentó ante los padres sinodales el plan de unidad y uniformidad litúrgica, el cual comprende las siguientes etapas, que fueron votadas y aprobadas por los padres, estableciendo una reserva, también votada y aprobada.
Primero: A partir del día Domingo de Ramos del año 2016 hasta la promulgación del Libro de Uso Litúrgico General, que remplazará todos los misales, devocionarios y leccionarios que al presente existan, para toda la Iglesia Católica Remanente, en la Iglesia Latina se celebrará únicamente con el Misal aprobado por San Pío X, y en las Orientales, con el rito propio de los uniatos.
Segundo: A partir del día Domingo de Ramos del año 2016 hasta la promulgación del Libro de Uso Litúrgico General, se empleará el Calendario Litúrgico promulgado en la época de San Pío X, para la Iglesia Latina, y el correspondiente a las Iglesias Uniatas para las orientales.
Tercero: Queda prohibido, bajo pena de excomunión, utilizar cualquier rito o uso litúrgico fuera de los aquí establecidos.
Cuarto: Las Iglesias de Rito Oriental en Paz y Comunión con el Papa Alejandro IX mantendrán sus propios Ritos, pero ajustarán su Calendario Litúrgico al del Libro de Uso Litúrgico General.

Dado en Mar del Plata, residencia de verano del Santo Padre Alejandro IX

A los 23 días del mes de Enero del año 2016 de Nuestro Señor