ÚNICO sitio web oficial de la Santa Sede en el Exilio, de Su Santidad el Papa Alejandro IX, en Argentina.

domingo, 18 de septiembre de 2016

Sesión III del Concilio Ecuménico de Villa María

Sesión III del Concilio Ecuménico de Villa María
De las fuentes de la Revelación


Nosotros, los padres conciliares reunidos en el Espíritu Santo, convocados por Alejandro IX, Siervo de los Siervos de Dios declaramos, votamos y afirmamos ser nuestra principal creencia que la Biblia, la Santa Palabra de Dios es nuestro credo principal y que todas nuestras creencias y tradiciones deben estar basadas y sostenidas en la Santa Palabra de Dios.

Creemos en todo que la Palabra de Dios es infalible, que no contiene ningún erro en materia de fe, costumbre o cualquier forma de conocimiento. Creemos que debemos sostener la Palabra de Dios y que la Biblia debe ser leída, creída y estudiada en la Iglesia Católica Remanente.

También creemos que la Sagrada Tradición debe ser guardada y mantenida, y que ella está compuesta de todas las enseñanzas de época apostólica, conservadas y practicadas por la Iglesia.

Finalmente, declaramos también que creemos que el Espíritu Santo ha otorgado el don profético en nuestros días y que eso ha sido dado a Alejandro IX, Siervo de los Siervos de Dios, como ayuda en el ministerio de pastorear la Iglesia Católica Remanente. Creemos que ese don es llamado con propiedad "don de profecía" y que toda la enseñanza del don de profecía es concordante con la Biblia y la Tradición, y que en nada puede apartarse de ella.


Aprobada y votado el documento precedente, se levanta sesión y se coloca como nueva fecha el día lunes 19 de octubre.

sábado, 10 de septiembre de 2016

Sesión II del Concilio Ecuménico de Villa María

Sesión II del Concilio Ecuménico de Villa María
Del orden que debe seguirse en el Concilio


La Santa Iglesia Católica Apostólica Remanente, convocada por Su Santidad Alejandro IX, Siervo de los Siervos de Dios, en Villa María, acuerda:


  1. El Santo Concilio se reunirá siempre en presencia del Santo Padre.
  2. Todas las desiciones del Concilio deberán ser aprobadas por mayoría absoluta, es decir, deberán contar con la aprobación de los dos tercios de los presentes
  3. Sólo pueden votar los padres presentes. Aquellos que no están presentes, pero que han dado su voto en dimosoria, pueden ser oídos y su voluntad ser conocida, pero no contarán al momento de tomarse las desiciones finales.
  4. Los sacerdotes y obispos que fueron invitados, pero que no están en comunión con la Santa Sede pueden oír las sesiones y si son autorizados por el Santo Padre y por mayoría simple, participar en los debates, pero no pueden votar en ninguna de ellas
  5. Una Sesión especial debe ser mantenida a fin de llamar a la Iglesia a aquellos que han salido de ella.
  6. El Concilio debe tratar en sesiones sucesivas las cuestiones de fe y de disciplina.
  7. El Concilio debe garantizar la unidad disciplinaria de la Iglesia Católica Remanente.
  8. El Concilio debe garantizar la unidad litúrgica.
  9. El Concilio Ecuménico debe promulgar una profesión de fe católica que resuma los puntos de nuestra fe.


Luego de haberse aprobado el reglamento en la II Sesión, el Santo Padre levantó la sesión y convocó a los Padres Conciliares para el día 17 de septiembre del año 2016 de la Gracia.


jueves, 8 de septiembre de 2016

Sermón de apertura del Concilio Ecuménico de Villa María

SERMÓN DE SS ALEJANDRO IX
EN LA APERTURA AL CONCILIO ECUMÉNICO DE VILLA MARÍA

Queridos hermanos
¡La Paz del Señor Jesucristo esté ahora y siempre con todos vosotros!

Es para mi un gran honor el dar apertura a este Sacrosanto Concilio Ecuménico, aquí en la Santa Sede en el Exilio. En este lugar tan especial y tan querido por todos nosotros: sacerdotes, obispos, patriarcas, teólogos, seglares y hermanos religiosos se han llegado desde lugares muy distantes para estar aquí, este día y los siguientes y así, congregados en el Espíritu Santo, poder dar voz a la Iglesia Católica Remanente en este tiempo de Tribulación y Angustia.

Como bien sabéis, este Concilio es la expresión del deseo y de las oraciones de muchos de los legítimos pastores dela Iglesia. Lo más importante, es que es el fruto de la paciencia de los fieles en contra de los arrebatos de aquellos que deseaban hacer todo a su propio tiempo y no al tiempo de Dios.

Todos nosotros tenemos el privilegio de ser hoy testigos de la lluvia tardía de la que habla la Escritura y de la que profetizaron tantos santos hombres de Dios. Hoy, el Señor ha puesto el inicio de un nuevo tiempo en la Iglesia Militante, que pasará pronto a ser la Triunfante.

Algunos de ustedes me dirá “¿Cómo es que el Santo Padre parece tan feliz ante un futuro que, a corto plazo se ve tan negro?”. Nuestra respuesta es clara: El futuro cercano es malo desde el punto de vista humano, pero tanto el cercano como el lejano es bueno en términos celestiales. Sabemos que Cristo triunfará y con él triunfará su Iglesia, que somos nosotros.

Este Santo Concilio se ha reunido, por el pedido de todos ustedes y porque Nos hemos llegado al convencimiento de que la Iglesia está preparada para tratar todos los temas que serán capitales de aquí al futuro. Estamos preparados para que el Espíritu Santo haga manifiesta la Verdad Presente.
Por eso, hermanos, en virtud de que los temas que hemos de tratar son urgentes, es que he convocado a todos ustedes para el día sábado 10 de septiembre para la Segunda Sesión del Sacrosanto Concilio Ecuménico de Villa María.

El Señor derrame su bendición sobre todos nosotros y nos de la fuerza para llevar adelante esta comisión.