miércoles, 11 de agosto de 2021

Noticias importantes

 Queridos hermanos en Nuestro Señor Jesucristo

¡Ave María Purísima!

En los últimos meses la Santa Iglesia Católica Remanente ha estado trabajando en la actualización de nuestro sitio de Internet, por lo que en pocos días más esperamos mostrar el fruto de un trabajo renovado para comunicar a todos los hombres de buena voluntad, y muy especialmente a los fieles a la Verdadera Iglesia toda la información y las noticias sobre la Obra de Dios en la Tierra y Su Santidad Alejandro IX.

Este trabajo se hace más necesario desde que un grupo de personas malintencionadas y motivadas por Satanás atacaron y denunciaron el perfil de Su Santidad Alejandro IX en la red social Facebook, y que servía como medio de comunicación con muchas personas. Hoy Su Santidad Alejandro tiene como único medio de comunicación el correo electrónico de la Santa Sede: icaremanente@yahoo.com.ar.

Estos ataques no terminan en denuncias de perfiles, en la solicitud de que se elimine nuestra página y nuestro blog. En efecto, estamos viviendo una verdadera persecución a nuestros sacerdotes y nuestras iglesias en todo el mundo a causa de no alinearnos con el Nuevo Orden Mundial, por lo que se hace necesario orar por la Iglesia y por el Santo Padre Alejandro, quien sufre estos ataques y con él toda la Iglesia.

En muchos países la permanencia de nuestro clero es prácticamente imposible de sostener, por lo que estamos viviendo una reorganización a nivel territorial, teniendo en cuenta las necesidades de ministros válidos y legítimos, pero sobre todo el proselitismo y la misión. Nuestros sacerdotes han jurado morir en defensa y propagación de la Fe, y por ello requieren todo el apoyo y sustento posible.

Por esta situación les recordamos que estén atentos a las futuras noticias que publicará la Santa Iglesia por su medio oficial de comunicación. Visiten este sitio web y difundan este mensaje, oren por nuestros sacerdotes, por nuestros obispos y sobre todo por Su Santidad Alejandro IX, Verdadero Sumo Pontífice de la Iglesia Católica Remanente.


Dado en Villa María, el 11 de agosto del año MMXXI,

Firmado: Claudio María de la Compasión

Secretario de Comunicación de la Santa Iglesia Católica Remanente.

sábado, 26 de diciembre de 2020

Mensaje de Navidad 2020 de Su Santidad Alejandro IX

 El siguiente mensaje fue pronunciado por Su Santidad Alejandro IX en la Misa Pontifical de Navidad, en la Catedral de Nuestra Señora de la Compasión, en Villa María. 


Hermanos en cristo


El evangelio del día de hoy es uno de los más hermosos, porque recordamos el misterio de la Navidad, hoy recordamos el nacimiento de Nuestro Señor Jesucristo, quien siendo Dios se hizo hombre, padeciendo por nosotros, sufriendo la ignominiosa muerte, la muerte de la Cruz para redimirnos de las garras del pecado y de la muerte.

Hoy, muchos no tienen los enormes beneficios y privilegios con los que gozan los aquí presentes. Las familias que se reunieron en esta Catedral para presenciar esta Misa Pontifical, a comulgar, a orar con los hermanos. ¿Por qué? Porque las falsas Iglesias decidieron cerrar las puertas de sus templos a Satanás. Por eso mismo hoy, aquí, en Santa María, en este rinconcito de la Provincia de Buenos Aires, se está dando a Dios el culo que es debido.

Lo hacemos en un contexto como el que muchos jamás hubieran imaginado. ¿Por que? Simplemene porque desconocen las profecías. A quienes decidieron ignorar los mensajes de advertencia que aparecen en las Sagradas Escrituras y también que Dios permitió que llegaran a los suyos por medio de tantos videntes a lo largo de la historia, cuando se desató esta pandemia, no nos sorprendió. De hecho, cuando estallaron lso prologuemos de la persecución religiosa, ordenando que los templos se cerraran, Nosotros dimos precisas intrucciones: la MISA  NO PUEDE SER INTERRUMPIDA. Y no lo será nunca más, hasta que Cristo regrese, Nos y todos los fieles que estén en paz y comunión con la Santa Sede tendrán los sacramentos válidos y legítimos. Hay afuera, esta misma noche, más de mil sacerdotes celebrando la Santa Misa, con los puñados de fieles que se han podido movilizar a nuestros cenáculos, para tener el privilegio que otros muchísimos católicos no tienen. Pero ¿Qué es de esos católicos dispersos que no pudieron llegar a la Santa Misa esta noche santa y bendita? Ellos han recibido por correo instrucciones para la celebración en sus casas, y hasta tanto tengamos los sacerdotes suficientes, queridos hermanos, queridos amigos, estamos prepando un servicio litúrgico especial para que el padre de familia, o algún fiel preparado, pueda llevarlo adelante.

Este año fue de los más difíciles. ¡Y eso que nuestro pontificado estuvo jalonado por dificultades desde el inicio! Pero esta crisis nos tomó preparados. En menos de cinco días la Iglesia Católica Remanente se reorganizó y pudo asistir a los fieles, porque la misión de la Iglesia es ser el arca de salvación de los hombres que creen en Cristo Jesús.

Por eso, mis hermanos, este año quiero que tengamos nuestros diez minutos de oración, como cada Navidad, agradeciendo a Dios por todas las bendiciones de este año, por el beneficio de la Santa Misa, por los sacerdotes y obispos que se han movido de un país al otro para llevar a las almas de los fieles el pasto espiritual. También, mis hermanos y amigos, pidamos a Dios por la salud de aquellos que están enfermos, que fortalezca en la fe a quienes dudan y que socorra a quienes están en las tinieblas.


Pidamos todo esto a Nuestra Señora de Todos los Pueblos, patrona de Nuestra Santa Iglesia y protectora de esta Santa Sede en el Exilio.


domingo, 6 de diciembre de 2020

Decreto por el cual el Papa Alejandro IX aprueba la nueva bandera papal

Decretum Haec Verba

De Su Santidad Alejandro IX

Siervo de los Siervos de Dios



 

Nos, por la Gracia de Dios, Alejandro, Siervo de los Siervos de Dios, Príncipe de la Iglesia Católica Apostólica Remanente, en reunión con la Curia en Villa María, Santa Sede de la Iglesia Militante dirigimos estas palabras que expresan nuestro deseo, entender y establecen el presente decreto que debe ser seguido en todas y cada una de las Iglesias, Capillas, Centros de Misa y Cenáculos que se encuentran operados por esta, Nuestra Iglesia.

 

Desde hace varios años tanto el clero como el pueblo católico en paz y comunión con esta Santa Sede expresó su deseo e intención de tener una bandera que la representara, pero al mismo tiempo la diferenciara de la Iglesia Babilónica Romana, hoy bajo el gobierno del Anticristo Francisco. Desde el año 2007 hubo varios proyectos, pero ninguno de ellos tuvo aprobación oficial

Finalmente, y luego de un proceso de estudio e investigación, María del Carmen Ullua, terciaria de la Orden de Nuestra Señora de la Compasión, presentó la bandera que exponemos a continuación, con el bordado del sello Mariano, que combina una cruz de oro, con una letra M azul-celeste superpuesta, coronada.

 



La bandera de la Santa Iglesia, queda por este mismo decreto aprobada, siendo sus características las siguientes, que deben servir además para su confección y para su descripción.

 

La bandera de la Santa Iglesia Católica Remanente está formada por dos franjas horizontales, iguales en dimensiones. La franja superior es blanca y la inferior es color azul-celeste, colores estos de la Santísima Virgen María, Madre de Dios.

Según el Código de Información de Bandera, en su sección tercera, el color de la franja superior es B-, y la proporción es 5:8.

En los edificios debe ondear la bandera de la Santa Iglesia, pero en el Altar, del lado derecho es menester que se encuentre la misma con el Sello Mariano grabado.

Todo esto lo mandamos y decretamos por Nuestra Soberana Voluntad, prohibiendo la exhibición de cualesquier estandarte religioso que no sea el que Nos, por este decreto hemos establecido de una vez y para siempre.

 

 

 

 

 

Siervo de los Siervos de Dios

Dado en Villa María, a los 6 días del mes de diciembre del año 2020

Segundo Domingo de Adviento

Año XII de Nuestro Pontificado

lunes, 30 de noviembre de 2020

El Papa Alejandro IX envía un mensaje de aliento durante la pandemia del COVID-19

 In altum gaudium

Carta de Su Santidad Alejandro IX

Sobre la situación del mundo durante la pandemia del COVID-19

 

 


 

Con profunda alegría nos dirigimos a todo el pueblo cristiano en estas horas tan importantes para el mundo. En estos días ha quedado demostrado que la amenaza de la “pandemia” era y es una farsa. Una enfermedad, si, con una altísima tasa de contagio, pero con una tasa de mortalidad muy baja.

 

Las medidas adoptadas por los gobiernos seculares solo buscaban encerrar a la población, recortar los gastos del Estado y castigar a aquellos que ganan el pan con el sudor de su frente. Al mismo tiempo, benefició a muchísimos que viven de las dádivas de los gobiernos satánicos que imperan en todos los países. Las organizaciones religiosas, por su parte, se han plegado en su totalidad a las disposiciones tiránicas y aún, quienes se dicen cristianos decidieron obedecer a las falsas autoridades humanas, inspiradas por el maligno, y así quedaron templos cerrados.

 

En todos estos meses, la Iglesia Católica Remanente, protegida por Nuestra Señora de Todos los Pueblos ha continuado trabajando en la obra de Dios. Nuestros sacerdotes han desafiado las satánicas reglas que autoritarias y continuaron celebrando la Santa Misa y llevando, allí donde era menester los Santos Sacramentos.

 

Muchos hablan de la crisis que vive el cristianismo, y por crisis se refieren, no a la pérdida de la fe en Dios, Uno y Trino, sino en sus arcas menguantes. En cambio, con alegría podemos afirmar que el alfolí de la Iglesia Católica Remanente se mantiene en los niveles correspondientes, en los niveles necesarios para continuar y persistir en la obra.

 

Queremos expresar Nuestro agradecimiento a los sacerdotes que han recorrido grandes distancias, kilómetros a pie a fin de poder evitar los controles policiales y así, caer en manos del enemigo. Queremos felicitar y extender Nuestra Bendición a todos y a cada uno de los sacerdotes, obispos y religiosos que han puesto sus vidas en peligro, y sin embargo, fueron resguardados y custodiados por Dios en todo este tiempo.

Por ello, y haciendo uso de los poderes que Dios nos ha conferido, extendemos a todos nuestros clérigos en misión la indulgencia plenaria, para ellos y para los fieles que asistan. Les otorgamos por estas mismas letras poderes de jurisdicción y orden especial, por lo cual quedan sujetos a ellos, hasta la fiesta de la Natividad de Nuestra Señora, la Augusta Virgen María.

 

Con Nuestra Bendición Apostólica,

 

Siervo de los Siervos de Dios

 

Dado en Villa María, a los 29 días del mes de noviembre del año 2020

1er Domingo de Adviento

Año XII de Nuestro Pontificado

Año XIV de la Restauración del Papado

viernes, 9 de octubre de 2020

Bandera Mariana de la Iglesia Remanente

 Muy queridos amigos y visitantes de nuestro sitio web. Desde hace mucho tiempo se viene gestando el proyecto de tener una serie de símbolos que remplacen aquellos otros que, por tradición y costumbre hemos heredado de Roma. Entre ellos se encuentra la bandera del Vaticano.

En su homilía del Domingo 20 de septiembre, Su Santidad Alejandro IX habló de la necesidad de una bandera. Por la gracia de Dios, en el día de hoy, la señora María del Carmen Ullua, terciaria de la Orden de Nuestra Señora de la Compasión nos ha regalado el siguiente estandarte, el cual fue examinado por el Su Santidad y recibió la bendición.





Por orden verbal de Su Santidad esta es la bandera que se encontrará en el lateral de nuestros altares y en los interiores del templo.

Para los exteriores se empleará la misma bandera, pero sin el símbolo Mariano. En las próximas semanas, luego de que los vexilologos de la Santa Sede realizan los trabajos correspondientes, se publicará un decreto del Santo Padre legislando sobre la Bandera de la Santa Iglesia.




jueves, 11 de junio de 2020

Nuestra Señora de Todos los Pueblos, en Argentina, oración eficaz contra el COVID-19



Oremos esta bella oración todos los días, con todo el amor de nuestro corazón para que Nuestra Madre, Nuestra Señora de Todos los Pueblos nos salve de esta calamidad y a través de sus benditas manos nos lleguen los rayos de esperanza, de amor, de redención y de paz para sanar a todos los corazones atribulados.

Oremos a Nuestra Señora de todos los pueblos para lograr la paz del mundo:

Señor Jesucristo, Hijo del Padre
manda ahora tu espíritu sobre la tierra.
Haz que el Espíritu Santo
habite en el corazón de todos los pueblos
para que sean preservados, de la corrupción,
de las calamidades y de las guerras.
Que la Señora de todos los pueblos
María Corredentora y Mediadora
sea nuestra Abogada.
Amén.

viernes, 8 de mayo de 2020

El Concilio Ecuménico de Villa María

Santísimo Concilio Ecuménico de Villa María
Convocado por Su Santidad Alejandro IX
Siervo de los Siervos de Dios


21 Concilio Ecuménico de la Iglesia Católica
En defensa de la Dios, del Sacrificio de la Misa 
y de la Verdadera Doctrina


Aprobado por Su Santidad Alejandro IX
Sumo Pontífice, 
Vicario de Cristo, 
Portador del Espíritu de Profecía,
Sucesor de San Pedro, 
Siervo de los siervos de Dios,
Patriarca del Villa María, 
Heraldo del Señor Dios de los Ejércitos
y Defensor de los Derechos de Dios y de la Iglesia



Un poco de historia

El Santísimo Concilio Ecuménico de Villa María es uno de los acontecimientos más importantes en la historia de la Iglesia Católica Remanente. Fue convocado por medio de la bula del 20 de junio del año 2016, firmada sobre el Altar Mayor de la Catedral de Nuestra Señora de la Compasión y redactada a mano por el Santo Padre Alejandro IX.

El Concilio es el número 21 reconocido por la Iglesia Católica Remanente y tenía como fin el poner fin a las discusiones que existían sobre el fallido “Concilio de Moreno”, convocado por el Papa San León XIV de feliz memoria. Tanto en aquel entonces, como para la fecha en la que Su Santidad Alejandro IX convocó al Concilio Ecuménico, la Iglesia atravesaba importantes desafíos: era necesario presentar la doctrina católica plenamente restaurada y purificada de los errores que se habían acumulado tras muchos años de sede vacante.

El Concilio es, en comparación con todos los precedentes, el más importante tanto por los temas que ha tocado, como por la evidencia palpable de la presencia del Espíritu Santo durante cada una de las sesiones. Participaron en él 29 cardenales, 110 obispos, 95 sacerdotes, 70 hermanos y 50 delegados seglares que tuvieron por primera vez en la historia derecho a voz y voto. En total participaron en cada una de las sesiones 354 varones de Dios que fueron reconocidos por el Papa como “Venerables y Reverendísimos Padres Conciliares”. Todas las sesiones fueron presididas por el Santo Padre Alejandro IX.

Contenido