domingo, 6 de diciembre de 2020

Decreto por el cual el Papa Alejandro IX aprueba la nueva bandera papal

Decretum Haec Verba

De Su Santidad Alejandro IX

Siervo de los Siervos de Dios



 

Nos, por la Gracia de Dios, Alejandro, Siervo de los Siervos de Dios, Príncipe de la Iglesia Católica Apostólica Remanente, en reunión con la Curia en Villa María, Santa Sede de la Iglesia Militante dirigimos estas palabras que expresan nuestro deseo, entender y establecen el presente decreto que debe ser seguido en todas y cada una de las Iglesias, Capillas, Centros de Misa y Cenáculos que se encuentran operados por esta, Nuestra Iglesia.

 

Desde hace varios años tanto el clero como el pueblo católico en paz y comunión con esta Santa Sede expresó su deseo e intención de tener una bandera que la representara, pero al mismo tiempo la diferenciara de la Iglesia Babilónica Romana, hoy bajo el gobierno del Anticristo Francisco. Desde el año 2007 hubo varios proyectos, pero ninguno de ellos tuvo aprobación oficial

Finalmente, y luego de un proceso de estudio e investigación, María del Carmen Ullua, terciaria de la Orden de Nuestra Señora de la Compasión, presentó la bandera que exponemos a continuación, con el bordado del sello Mariano, que combina una cruz de oro, con una letra M azul-celeste superpuesta, coronada.

 



La bandera de la Santa Iglesia, queda por este mismo decreto aprobada, siendo sus características las siguientes, que deben servir además para su confección y para su descripción.

 

La bandera de la Santa Iglesia Católica Remanente está formada por dos franjas horizontales, iguales en dimensiones. La franja superior es blanca y la inferior es color azul-celeste, colores estos de la Santísima Virgen María, Madre de Dios.

Según el Código de Información de Bandera, en su sección tercera, el color de la franja superior es B-, y la proporción es 5:8.

En los edificios debe ondear la bandera de la Santa Iglesia, pero en el Altar, del lado derecho es menester que se encuentre la misma con el Sello Mariano grabado.

Todo esto lo mandamos y decretamos por Nuestra Soberana Voluntad, prohibiendo la exhibición de cualesquier estandarte religioso que no sea el que Nos, por este decreto hemos establecido de una vez y para siempre.

 

 

 

 

 

Siervo de los Siervos de Dios

Dado en Villa María, a los 6 días del mes de diciembre del año 2020

Segundo Domingo de Adviento

Año XII de Nuestro Pontificado

lunes, 30 de noviembre de 2020

El Papa Alejandro IX envía un mensaje de aliento durante la pandemia del COVID-19

 In altum gaudium

Carta de Su Santidad Alejandro IX

Sobre la situación del mundo durante la pandemia del COVID-19

 

 


 

Con profunda alegría nos dirigimos a todo el pueblo cristiano en estas horas tan importantes para el mundo. En estos días ha quedado demostrado que la amenaza de la “pandemia” era y es una farsa. Una enfermedad, si, con una altísima tasa de contagio, pero con una tasa de mortalidad muy baja.

 

Las medidas adoptadas por los gobiernos seculares solo buscaban encerrar a la población, recortar los gastos del Estado y castigar a aquellos que ganan el pan con el sudor de su frente. Al mismo tiempo, benefició a muchísimos que viven de las dádivas de los gobiernos satánicos que imperan en todos los países. Las organizaciones religiosas, por su parte, se han plegado en su totalidad a las disposiciones tiránicas y aún, quienes se dicen cristianos decidieron obedecer a las falsas autoridades humanas, inspiradas por el maligno, y así quedaron templos cerrados.

 

En todos estos meses, la Iglesia Católica Remanente, protegida por Nuestra Señora de Todos los Pueblos ha continuado trabajando en la obra de Dios. Nuestros sacerdotes han desafiado las satánicas reglas que autoritarias y continuaron celebrando la Santa Misa y llevando, allí donde era menester los Santos Sacramentos.

 

Muchos hablan de la crisis que vive el cristianismo, y por crisis se refieren, no a la pérdida de la fe en Dios, Uno y Trino, sino en sus arcas menguantes. En cambio, con alegría podemos afirmar que el alfolí de la Iglesia Católica Remanente se mantiene en los niveles correspondientes, en los niveles necesarios para continuar y persistir en la obra.

 

Queremos expresar Nuestro agradecimiento a los sacerdotes que han recorrido grandes distancias, kilómetros a pie a fin de poder evitar los controles policiales y así, caer en manos del enemigo. Queremos felicitar y extender Nuestra Bendición a todos y a cada uno de los sacerdotes, obispos y religiosos que han puesto sus vidas en peligro, y sin embargo, fueron resguardados y custodiados por Dios en todo este tiempo.

Por ello, y haciendo uso de los poderes que Dios nos ha conferido, extendemos a todos nuestros clérigos en misión la indulgencia plenaria, para ellos y para los fieles que asistan. Les otorgamos por estas mismas letras poderes de jurisdicción y orden especial, por lo cual quedan sujetos a ellos, hasta la fiesta de la Natividad de Nuestra Señora, la Augusta Virgen María.

 

Con Nuestra Bendición Apostólica,

 

Siervo de los Siervos de Dios

 

Dado en Villa María, a los 29 días del mes de noviembre del año 2020

1er Domingo de Adviento

Año XII de Nuestro Pontificado

Año XIV de la Restauración del Papado

viernes, 9 de octubre de 2020

Bandera de la Iglesia Remanente

 Muy queridos amigos y visitantes de nuestro sitio web. Desde hace mucho tiempo se viene gestando el proyecto de tener una serie de símbolos que remplacen aquellos otros que, por tradición y costumbre hemos heredado de Roma. Entre ellos se encuentra la bandera del Vaticano.

En su homilía del Domingo 20 de septiembre, Su Santidad Alejandro IX habló de la necesidad de una bandera. Por la gracia de Dios, en el día de hoy, la señora María del Carmen Ullua, terciaria de la Orden de Nuestra Señora de la Compasión nos ha regalado el siguiente estandarte, el cual fue examinado por el Su Santidad y recibió la bendición.





Por orden verbal de Su Santidad esta es la bandera que se encontrará en el lateral de nuestros altares y en los interiores del templo.

Para los exteriores se empleará la misma bandera, pero sin el símbolo Mariano. En las próximas semanas, luego de que los vexilologos de la Santa Sede realizan los trabajos correspondientes, se publicará un decreto del Santo Padre legislando sobre la Bandera de la Santa Iglesia.




jueves, 11 de junio de 2020

Nuestra Señora de Todos los Pueblos, en Argentina, oración eficaz contra el COVID-19



Oremos esta bella oración todos los días, con todo el amor de nuestro corazón para que Nuestra Madre, Nuestra Señora de Todos los Pueblos nos salve de esta calamidad y a través de sus benditas manos nos lleguen los rayos de esperanza, de amor, de redención y de paz para sanar a todos los corazones atribulados.

Oremos a Nuestra Señora de todos los pueblos para lograr la paz del mundo:

Señor Jesucristo, Hijo del Padre
manda ahora tu espíritu sobre la tierra.
Haz que el Espíritu Santo
habite en el corazón de todos los pueblos
para que sean preservados, de la corrupción,
de las calamidades y de las guerras.
Que la Señora de todos los pueblos
María Corredentora y Mediadora
sea nuestra Abogada.
Amén.

viernes, 8 de mayo de 2020

El Concilio Ecuménico de Villa María

Santísimo Concilio Ecuménico de Villa María
Convocado por Su Santidad Alejandro IX
Siervo de los Siervos de Dios


21 Concilio Ecuménico de la Iglesia Católica
En defensa de la Dios, del Sacrificio de la Misa 
y de la Verdadera Doctrina


Aprobado por Su Santidad Alejandro IX
Sumo Pontífice, 
Vicario de Cristo, 
Portador del Espíritu de Profecía,
Sucesor de San Pedro, 
Siervo de los siervos de Dios,
Patriarca del Villa María, 
Heraldo del Señor Dios de los Ejércitos
y Defensor de los Derechos de Dios y de la Iglesia



Un poco de historia

El Santísimo Concilio Ecuménico de Villa María es uno de los acontecimientos más importantes en la historia de la Iglesia Católica Remanente. Fue convocado por medio de la bula del 20 de junio del año 2016, firmada sobre el Altar Mayor de la Catedral de Nuestra Señora de la Compasión y redactada a mano por el Santo Padre Alejandro IX.

El Concilio es el número 21 reconocido por la Iglesia Católica Remanente y tenía como fin el poner fin a las discusiones que existían sobre el fallido “Concilio de Moreno”, convocado por el Papa San León XIV de feliz memoria. Tanto en aquel entonces, como para la fecha en la que Su Santidad Alejandro IX convocó al Concilio Ecuménico, la Iglesia atravesaba importantes desafíos: era necesario presentar la doctrina católica plenamente restaurada y purificada de los errores que se habían acumulado tras muchos años de sede vacante.

El Concilio es, en comparación con todos los precedentes, el más importante tanto por los temas que ha tocado, como por la evidencia palpable de la presencia del Espíritu Santo durante cada una de las sesiones. Participaron en él 29 cardenales, 110 obispos, 95 sacerdotes, 70 hermanos y 50 delegados seglares que tuvieron por primera vez en la historia derecho a voz y voto. En total participaron en cada una de las sesiones 354 varones de Dios que fueron reconocidos por el Papa como “Venerables y Reverendísimos Padres Conciliares”. Todas las sesiones fueron presididas por el Santo Padre Alejandro IX.

Contenido




jueves, 30 de abril de 2020

Nuestra Señora de Todos los Pueblos Patrona de la Iglesia Católica Remanente

El 25 de marzo de 1945 la Stma. Virgen se apareció en Ámsterdam a Ida Peerdeman (†1996).
Esa fue la primera de 56 apariciones que ocurrieron entre los años 1945 y 1959.

El 25 de mayo de 2017, el Cardenal Raphaël Auguste de la Compasión, Arzobispo de la Diócesis de Francia, Holanda, Bélgica y Luxemburgo hizo una declaración escrita sobre la autenticidad de las apariciones de la Santísima Virgen María como la Señora de todos los Pueblos:

“En mi calidad de Arzobispo, y luego de un profundo y detallado estudio, a lo que debo sumar las constantes consultas a la Curia Pontificia, y luego de haber orado, reflexionado y pedido la guía de Dios Nuestro Señor y de Su Santidad Alejandro IX, puedo constatar que las apariciones en Ámsterdam de la Virgen María fueron de orden sobrenatural”.

La Santísima Virgen se manifiesta bajo una nueva advocación: “La Señora de todos los Pueblos”. En este tiempo Ella desea ser conocida y amada por todos con ese nombre.

De forma profética nos ha dado sobre todo una impresionante visión de la situación de la Iglesia y del mundo. En sus mensajes, la Santísima Virgen María, la Señora de Todos los Pueblos revela poco a poco un plan con el cual Dios quiere salvar al mundo prepararlo a una nueva efusión del Espíritu Santo por medio de la Madre Divina. Por esto Ella da a los pueblos y a las naciones una imagen y una oración. 


Y la oración es:

SEÑOR JESUCRISTO,
HIJO DEL PADRE,
MANDA AHORA TU ESPÍRITU
SOBRE LA TIERRA.
HAZ QUE EL ESPÍRITU SANTO
HABITE EN EL CORAZÓN DE TODOS LOS PUEBLOS, PARA QUE SEAN PRESERVADOS
DE LA CORRUPCIÓN, DE LAS CALAMIDADES
Y DE LA GUERRA.
QUE LA SEÑORA DE TODOS LOS PUEBLOS,
LA SANTISIMA VIRGEN MARÍA,
SEA NUESTRA ABOGADA.
AMÉN.


El Santo Padre Alejandro IX, por medio de la Bula Papal Foederis arca proclamó a Nuestra Señora de Todos los pueblos como Patrona de la Santa Iglesia Católica Remanente, siendo junto con la advocación de "Nuestra Señora de la Compasión" las que otorgan gracias especiales.

De todos los grupos que se dicen católicos, solo la Verdadera Iglesia, la Iglesia Católica Remanente reconoce y acepta a Nuestra Señora de Todos los Pueblos, e invita a todos los hombres a conocerla, amarla y venerarla en la Verdadera Iglesia de Jesucristo y María.

lunes, 27 de abril de 2020

Coronavirus y la Iglesia Remanente

COMUNICADO DE PRENSA
CORONAVIRUS Y LA IGLESIA REMANENTE



Hace unos meses, muchos de nosotros ignorábamos la existencia de algo llamado "coronavirus", pero hoy, palabras como COVID-19, CORONAVIRUS o como algunos con justicia la llaman: "La plaga roja" son habituales. Las escuchamos todo el tiempo, las vemos en los periódicos, las oímos en los programas de radio, televisión y por supuesto en Internet.

Esta pandemia afectó nuestras vidas de manera radical. Muchos de nosotros estamos confinados y nuestras vidas nunca más volverán a ser iguales. Miles de personas han muerto, otros tienen a sus seres queridos internados en terapia intensiva, muchos están contagiados y ni siquiera lo saben. Las desgarradoras imágenes de Ecuador golpearon mucho en nuestros corazones. Nuestros cuatro sacerdotes, los padres Eliseo Gabriel de la Compasión, Basilio de Santo Tomás la Compasión, Juan María de la Compasión y Eduardo María de la Compasión han fallecido. Nuestro pequeño oratorio está ahora al cuidado de una familia de fieles, que también perdieron a varios de sus integrantes.

Y lo que pasó en Ecuador, hermanos, es sólo una pequeña muestra de lo que seguiremos viendo y viviendo.

La Santa Sede en el Exilio, por medio del Magisterio de Su Santidad Alejandro IX, Papa en el Exilio escribió dos textos que nos servirán de guía y ejemplo a seguir.

Encíclica Sanctam Ecclesiam Catholicam sobre la Semana Santa durante la pandemia del Coronavirus.

Encíclica In plenitude Multa: sobre la obediencia a Dios y la Iglesia antes que a los gobiernos.


En estas dos encíclicas papales sobre el coronavirus o covid-19 el Santo Padre se expresó con toda claridad. Sin embargo, y ante las continuas comunicaciones que hemos recibido, por medio de este comunicado abierto a la prensa queremos dejar en clara nuestra posición oficial como Iglesia ante la actual pandemia.

El CORONAVIRUS o COVID-19 es un castigo de Dios por los pecados del hombre.
Los santos e inocentes que mueran por la enfermedad, estando en paz y comunión con la Iglesia Remanente mientras dure la pandemia, tienen garantizada la gloria celestial, especialmente si contrajeron la enfermedad realizando obras piadosas y de fe, tal como es el caso de nuestros sacerdotes y fieles en Ecuador y en tantos otros países.
El CORONAVIRUS o COVID-19 es una muestra de que queda muy poco tiempo para el Fin del Mundo.
Considerando que queda poco para el final de los tiempos, la Iglesia anima y exige que cada fiel predique y lleve el mensaje de la Iglesia Remanente a todos los que pueda. Deben usarse todos los medios posibles a fin de advertir a las personas que conozcamos sobre la Verdad de la Iglesia Remanente.
El Santo Padre Alejandro IX reafirma que la Santa Misa no será interrumpida por el CORONAVIRUS o COVID-19. En aquellos lugares dónde hay toque de queda se autorizan los cambios de horarios para que los fieles puedan asistir a las ceremonias. En virtud de la actual situación, el Decreto Mandatorias del 23 de marzo del año 2013, y la legislación ordena su aplicación mantiene toda su vigencia. No obstante, se ordena la utilización de barbijos y se respeten las normas de distanciamiento social, incluso en las filas de la comunión.
Quedan suspendidas todas las giras que Su Santidad Alejandro IX tenía planeadas para este año, hasta nuevo aviso.
El Santo Padre Alejandro IX emitirá en los próximos días una nueva modificación del decreto Mandatorias, en las que establecerá medidas preventivas.
El Santo Padre ha manifestado en muchas oportunidades que el Tiempo del Fin está Cerca, pero según su inspiración por medio del Espíritu Santo, el Tiempo está ya a las puertas y la epidemia de CORONAVIRUS es la prueba.
El Santo Padre recuerda finalmente a todos los fieles y sacerdotes: DEBEMOS OBEDECER A DIOS ANTES QUE A LOS HOMBRES, pero también debemos despreciar nuestros cuerpos porque sólo le tememos al que puede matar el Alma. En este sentido, la Iglesia felicita a sus fieles y sacerdotes que han realizado trabajo de asistencia a los necesitados de pasto espiritual o alimento corporal en esta Pandemia.

Finalmente, damos a conocer que la Santa Iglesia Remanente, implora a la Santísima Virgen María, especialmente bajo las advocaciones de Nuestra Señora de la Compasión y Nuestra Señora de Todos los Pueblos a que cubra con su manto a todos sus hijos en esta hora tan aciaga, y siga animando a Su Santidad Alejandro IX en su profética tarea.


Dado en Villa María,
Lunes 27 de Abril del Año 2020
Firmado: Cardenal Emilio Javier de la Compasión


domingo, 26 de abril de 2020

Datos Oficiales de la Santa Iglesia Católica

DATOS OFICIALES DE LA SANTA IGLESIA CATÓLICA APOSTÓLICA REMANENTE
CORRESPONDIENTES AL AÑO MMXX DE LA GRACIA



Papa Alejandro IX

32 Cardenales.
149 Obispos (de los cuales 32 son Cardenales)
172 sacerdotes
88 hermanos
115 Seminaristas
159 religiosas
3 institutos de Formación Teológica:
Villa María - Argentina Seminario Pontificio Mayor
Clémery - Francia Seminario Europeo
Adarth - Australia - Seminario de Asia y Oceanía
4 casa de asilo de ancianos