ÚNICO sitio web oficial de la Santa Sede en el Exilio, de Su Santidad el Papa Alejandro IX, en Argentina.

sábado, 26 de enero de 2008

Bendición Urbi et Orbi de navidad 2008

El Santo Padre Alejandro IX dio este 25 de diciembre la tradicional Bendición Urbi et Orbi ante la presencia de los cardenales, obispos, sacerdotes y fieles reunidos en Villa María. Transcribimos el breve mensaje del Santo Padre y el texto de la bendición

Carísimos hermanos en Cristo,
Hoy, 25 de diciembre estamos reunidos para celebrar el Misterio de la Navidad. Para nosotros, como católicos verdaderos no se trata de una fiesta comercial, no se trata de comprar y vender, no se trata de regalos, de la gula, de lo material. Se trata de la contemplación del hermoso Misterio de la Navidad. Dios se hace como nosotros, el Verbo se hace carne, pero no sólo se hace carne, como nosotros, sino que se rebaja, haciéndose pobre. Éste es un llamado a toda la Iglesia, a todos nosotros, a todos los que tenemos responsabilidades, en el gobierno y en la vida de la Iglesia a ser como Cristo, a ser servidores y no servidos. Carísimos hermanos, a continuación se dará la bendición Urbi et Orbi con la consiguiente indulgencia plenaria, os ruego que os pongáis de rodillas... 


Sancti Apostoli Petrus et Paulus, de quorum potestate et auctoritate confidimus, ipsi intercedam pro nobis ad Dominum.
Amen.


Precibus et meritis beatæ Mariæ semper Virginis, beati Michælis Archangeli, beati Ioannis Baptistæ et sanctorum Apostolorum Petri et Pauli et omnium Sanctorum misereatur vestri omnipotens Deus et dimissis omnibus peccatis vestris, perducat vos Iesus Christus ad vitam æternam.
– Amen.
– Indulgentiam, absolutionem et remissionem omnium peccatorum vestrorum, spatium veræ et fructuosæ penitentiæ, cor semper penitens et emendationem vitæ, gratiam et consolationem Sancti Spiritus et finalem perseverantiam in bonis operibus, tribuat vobis omnipotens et misericors Dominus.
– Amen.
– Et benedictio Dei omnipotentis (Patris et Filii et Spiritus Sancti) descendat super vos et maneat semper.
– Amen.