ÚNICO sitio web oficial de la Santa Sede en el Exilio, de Su Santidad el Papa Alejandro IX, en Argentina.

jueves, 18 de abril de 2013

Excomunión a Makarios de Menelik (Dimitri Valdeci Pereira Sarmiento)

BULA 

INIMICOS ECCLESIAE


A todos los Cardenales, Arzobispos, Obispos, Sacerdotes
Religiosos y fieles en paz y comunión con la Santa Sede en el Exilio
y demás hombres de Buena Voluntad

Por la cual se decreta la ecomunión 
a Dimitri Valdeci Pereira Sarmiento, 
conocido como Cardenal Makarios de Menelik



Proemio.

Enemigos de la Iglesia, tanto de ayer como hoy, han de ser denunciados y apartados por medio de la excomunión, a fin de que no prosigan contagiando al Cuerpo Místico de Cristo. Es por ello que, con profundo dolor, carísimos hermanos, dirigimos estas palabras a todos, a los fieles y también a todos los hombres de buena voluntad para que, teniendo conocimiento del desarrollo de los acontecimientos, no sean engañados, por aquellos que actúan movidos por el rencor y el odio al ser descubiertos en su perfidia.

La situación de la Iglesia es grave. No puede sorprendernos. El mundo se opone a Cristo y por lo tanto odia a los ministros del Señor. El mundo desprecia a aquellos que seguimos las enseñanzas del Verbo Encarnado. Nos desprecian, nos persiguen, nos atacan, se burlan de nosotros y de nuestras creencias con saña tenaz. Pero, como ocurrió en el pasado, la Iglesia sale fortalecida en la presente persecución, tal vez, la última que vivirá la Iglesia Militante.


II. Los enemigos de hoy actúan como los de ayer.

Los malvados se lanzan contra la Iglesia, hoy como lo hicieron en el Siglo XIX, cuando San Gregorio XVI publicó la enciclica Mirari vos contra los errores modernos que se estaban cerniendo contra la Barca de Pedro. Hoy, como durante la primer crisis modernista, los enemigos de la Iglesia no están fuera de ella. Como en aquel entonces supieron recoger la experiencia de sus antecesores: se han infiltrado. Desde dentro de la Iglesia iniciaron su tarea de subversión contra el orden de Dios. Armaron facciones, partidos, mostraron sus diferencias de manera sutil para así, granjeándose la confianza de los perplejos, sumarlos a su bando. Ellos dieron señales en diferentes oportunidades, pero al mismo tiempo, se proclamaban los más fervientes defensores de la fe, los adalides de la Catolicidad, los soldados prestos a la actual batalla de la Iglesia. Ellos han proclamado desde el púlpito su lealtad. La misma actitud, el mismo daño. Y Nosotros, engañados, les hemos llegado a elevar a grandes posiciones en la Santa Iglesia Católica, hemos recurrido a sus consejos, hemos meditado sus palabras y los hemos creído sinceros hijos de la Luz, cuando en realidad, se trataban de imposturas para escalar y dar, finalmente, el golpe final contra la Iglesia Católica.

Los enemigos de la Iglesia han llegado a la cúpula, se han sentado en lo más sagrado y acariciaron incluso el Trono de Pedro en el Exilio. Han formado su propia iglesia dentro de la Iglesia, con leyes y mandatos propios e independientes de Nos, negándose a comunicarse con nosotros, a expresar claramente sus decisiones  Y cada vez que se han visto bajo sospecha, iniciaron el camino al cisma organizado. Se ocultan para poder trabajar mejor contra la Iglesia, porque, como son enemigos de la luz, sus obras no pueden ser públicas, para que así, nadie los vea ni reconozca su maldad.


III. También en nuestro pasado reciente hemos tenido que sufrir sus acciones.

Pero en la Santa Iglesia, desde que el trono de Pedro fue restaurado, también hemos sufrido de estos infiltrados.
Recordamos que al poco de ser restaurada la Silla Apostólica, surgió el Padre Sebastián Fernandez, quien con artimañas quiso introducir los errores del modernismo. Sus acciones no fueron menores: sedujo a algunos fieles, habló de "Reforma", alentó a los ignorantes y se basó en sus fantasías para armar un frente que le sirviera para tomar el poder. Denunciado por los mismos fieles, el Santo Oficio intervino, lo sometió a proceso y fue excomulgado.
Posteriormente, el Padre Agustín María Valla, quien se sumó a los errores del Padre Sebastián Fernandez fue descubierto manteniendo correspondencia subversiva, por lo que sufrió la misma suerte que su aliado en el Anticristo. Ambos aún hoy dirigen una secta que tiene por nombre "Orden Reformada de Nuestra Señora de la Compasión" y que se encuentra en
En el Seminario Internacional de Australia, los estudiantes fueron escandalizados por Jeremy Fork,  un seminarista que movido por la ambición trató de conseguir de manera subrepticia las órdenes sagradas por medio de obispos veterocatólicos. Alertados, separamos y excomulgamos al hijo de la Ambición. Jeremy Fork consiguió igualmente ser ordenado y consagrado, y hoy tiene su propia iglesia, la "Iglesia Remanente Libre y Autocéfala", de la cual se proclama Arzobispo Primado.
Muchos de los que querían ingresar a la Iglesia de Dios prometieron lo que no podían ni querían cumplir. Casi todos fueron rechazados, pero algunos juraron lealtad al Santo Padre y por ello debieron ser excomulgados, tal como ocurrió con el sacerdote José María Lestani, quien incluso había sido ya designado como Obispo de la Plata.
Finalmente, no podemos dejar de mencionar en aquella primer etapa, el complot que organizara el Cardenal Christian Chino para deponer al Papa León XIV, el cual fue descubierto y excomulgado.

Durante el Concilio de Moreno, el cual, fue interrumpido por la muerte de nuestro venerado predecesor, León XIV, Nos fuimos testigos de como, los infiltrados trataron de actuar para que el mismo promulgara el error. El Espíritu Santo intervino entonces y el Concilio quedó interrumpido y finalmente Nos, tras nuestra elevación al trono de Pedro prohibimos su reanudación y suspendimos todas las actas y constituciones que esperaban ser aprobadas  No obstante, los sacerdotes y obispos que actuaron contra la Iglesia, salieron por sí mismos sin que fuera menester expulsarlos. Ellos sabían que les esperaba y por eso, dejron la Iglesia. Actualmente, se proclaman sacerdotes "libres" o "independientes" y algunos sirven en las múltiples sinagogas de Satanás que se dicen "católicas", pero que en realidad adoran al Padre de la Mentira.

Pensamos que la re-ubicación de los responsables que quisieron dividir la Iglesia, durante el pontificado de nuestro predecesor inmediato, Inocencio XIV serviría para purificar a la Iglesia. Nuevamente, muchos abandonaron sus posiciones y sin que mediara decreto alguno de la Santa Sede en el Exilio se fueron a otras Iglesias. No obstante, la paz duró muy poco. Aún, don dolor recordamos el triste incidente con Monseñor Claudio María de la Compasión, y los obispos por él consagrados: Teófilo de la Compasión y Juan Pablo Martiri. Estos tres, bajo el nombre de "Padres de Moreno" se levantaron contra la Santa Sede, desconocieron Nuestra Autoridad por un tiempo breve, pero doloroso. Finalmente, tras continuas conversaciones y aclaraciones  los mismos fueron rehabilitados y las excomuniones levantadas. Algo similar ocurrió con el Padre Juan María Lastradi, quien al ver que se habían encontrado en uno de sus libros múltiples errores y herejías, y temiendo ser excomulgado, solicitó audiencia con el Santo Oficio, se sometió por entero a él y finalmente fue rehabilitado.

Posteriormente, el obispo Antonio Duarte Santos Rodrigues, de la Igreja Catolica Brasileira, intentó entrar en comunión con Nosotros, juró lealtad,  obediencia y sumisión a Nos, abjuró de sus errores y herejías, empero decidió no someterse al periodo de prueba que requiere la Ley Canónica; además demostró una profunda ignorancia en la Historia de la Iglesia, el Derecho Canónico y los Dogmas de nuestra Fe, por lo cual, se hacía aún más necesaria que él se sometiera a la instrucción de la Santa Sede. Al mismo tiempo, decidimos iniciar una nueva investigación, ya que sabíamos que, al tiempo que trataba de ingresar a la Santa Iglesia Católica negociaba con herejes y cismáticos. Por esa razón, fue excomulgado y esa excomunión girada a todos, estén o no en comunión con la Santa Sede Apostólica en el Exilio.


El caso presente.

Dimitri Valdeci Pereira Sarmiento fue admitido a la Santa Iglesia Católica, con toda su congregación de sacerdotes y fieles el día 29 de septiembre del año 2010 de la Gracia por medio de la Bula "De Unitate Ecclesiae". Tomó como nombre "Makarios de Menelik". En dicho documento, no sólo se establecía la unión corporada, sino que además se re-estableció la Iglesia Católica Sirio-Malankara, de la cual fue nombrado, primero Arzobispo y luego Patriarca. Posteriormente, el Santo Padre lo nombró Arzobispo Primado para todo el Brasil, Delegado Apostólico, Cardenal y finalmente, el tres de febrero del corriente año 2013 de la Gracia, Prefecto de la Sagrada Congregación de Iglesias Orientales. El último nombramiento implicó una gran cantidad de indultos y beneficios para él.

Pero desde hace algún tiempo a esta parte, nos recibimos informes que nos alertaban sobre Dimitri Valdeci Pereira Sarmiento, quien tomó el nombre de Makarios de Menelik. Él las negó, pero las pruebas referentes a su pasado parecían irrefutables.

Dimitri Valdeci Pereira Sarmiento fue primero un pastor protestante que se hacía llamar "Pastor Valdecyr". Recibió las órdenes sagradas de parte de Athanasios Athanasiou en Sao Paulo, gracias a la intervención del heresiarca Juan Ignacio Cariaga Aka Metropolita Alexandros de Cordoba, también conocido como Obispo Osios, y Metropolita GOX de Mexico Gerónimo. Dimitri Valdeci Pereira Sarmiento fue suspendido por su consagrante y excomulgado. No obstante,  Dimitri Valdeci Pereira Sarmiento continuó ejerciendo funciones episcopales y cambiando de nombre y de Iglesia. Fue "Obispo Veterocalendarista" Dimitry de Campo Grande, Obispo Elhias de la Amazonia y Planalto Brasil, Vladyka Dimitrios, quien además se autoproclamó obispo veterocatólico en comunión con Utrech. Si bien él informó que todo eso era falso, se nos enviaron cartas e informes donde se aseguraba que era cierto. La Iglesia de Utrech dijo tener conocimiento de las acciones de un obispo brasileño que decía estar en comunión con ellos, siendo falso.

No obstante, la fe que decía profesar Dimitri Valdeci Pereira Sarmiento, quien tomó el nombre de Makarios de Menelik parecía absolutamente sincera. Nos, decidimos entonces autorizarle para que consagrara a un Obispo ya que, según el decía, la Iglesia crecía de forma constante, centenares se volvían a la fe verdadera. Se levantaban iglesias y misiones, grupos heréticos volvían a la Iglesia Verdadera tras conversar con él, quien los admitía sin explicarnos como, ni cuando, ni con que procedimiento. De ese celo misionero jamás recibimos un dato concreto, nunca supimos de un templo, una capilla o un centro de Misa. Siempre hablaba de regiones enteras, de millares de fieles... pero nunca vimos nada en sí. Pero ¿Cómo podíamos desconfiar de quien, públicamente se decía nuestro más fiel entre los fieles? ¿Cómo podríamos sospechar que estaba tramando una traición tan grande?

Una primera señal la tuvimos entre septiembre y octubre del año 2011, cuando Dimitri Valdeci Pereira Sarmiento, quien tomó el nombre de Makarios de Menelik decidió desobedecernos de forma manifiesta, nos acusó de herejía y denunció un supuesto complot nazi en la Iglesia. De sus dichos, publicados en Internet, se hicieron eco algunas agencias sionistas en Alemania y ello le valió a nuestros obispos que fueran investigados y algunos acusados judicialmente. La situación fue resuelta, Dimitri Valdeci Pereira Sarmiento, quien tomó el nombre de Makarios de Menelik se disculpó, pidió perdón y poco a poco se normalizó todo. Pero muchos quedaron con la sospecha, no obstante, Dimitri Valdeci Pereira Sarmiento, quien tomó el nombre de Makarios de Menelik acusó a los palmarianos conversos de ser los creadores de la discordia. No fue menor la responsabilidad de Dimitri Valdeci Pereira Sarmiento, quien tomó el nombre de Makarios de Menelik en la disolución de la congregación creada para que los ex palmarianos entraras a la Iglesia. No obstante, esa disolución y purificación de los ex palmarianos fue necesaria, como lo expresamos en el Motu Proprio "De regularibus semper" y las medidas disciplinarias tomadas al efecto.

La supresión de la Congregación de la Santa Faz fue el cénit de Dimitri Valdeci Pereira Sarmiento, quien tomó el nombre de Makarios de Menelik. En efecto, sus acusaciones eran fundadas y eso despejó cualquier duda sobre él. De nuevo se convirtió en un asesor de la Santa Sede y tomó posiciones en la Iglesia.

Algunos cardenales incluso manifestaron su apoyo a Dimitri Valdeci Pereira Sarmiento, quien tomó el nombre de Makarios de Menelik y hablaron en su defensa en más de una oportunidad. Pero otros insistían en sus sospechas, las cuales se hicieron manifiestas en los últimos meses.



Las nuevas sospechas y la nueva evidencia.

Un grupo de Cardenales presentó un informe a Nos solicitándonos reabrir la investigación. Nos decidimos autorizarla. Esta investigación coincidió con la promulgación del Decreto Mandtorias. La contestación del mismo que hiciera Dimitri Valdeci Pereira Sarmiento, quien tomó el nombre de Makarios de Menelik fue indignante y Nos pedimos a la comisión de Cardenales que acelerara la investigación. Mientras muchos sacerdotes y obispos respondían con alegría, el lo hizo con total desconfianza primero y luego con desafío: declaró que no se aplicaría en el Brasil ni en "su Iglesia". Dimitri Valdeci Pereira Sarmiento, quien tomó el nombre de Makarios de Menelik además aumentó su participación política en el Brasil, apoyando a tal o cual movimiento democrático, lo cual está prohibido a todos los clérigos, ya que la democracia es un orden anticristiano y enemigo de Dios y de la Iglesia. Él se dedicó a apoyar  a obispos y autores cismáticos, dándoles publicidad en su blog, incluso de herejes ya condenados, sin que nosotros hubiéramos autorizado semejante cosa. Su apoyo explícito a los herejes y cismáticos fue denunciado y era imposible de ignorar, generó escándalo entre los sacerdotes y fieles, quienes nos pedían alguna explicación racional para esa actuación.

Posteriormente nos enteramos que Dimitri Valdeci Pereira Sarmiento, quien tomó el nombre de Makarios de Menelik proseguía con su actividad proselitista. Le exigimos que nos de datos, que nos diga que procedimientos y que medidas tomaba con todos los que él incorporaba a la Iglesia... y no hubo ninguna respuesta, antes bien, silencio absoluto. Revisamos entonces sus escritos y comprendimos que lo que realmente venía haciendo: una Iglesia dentro de la Iglesia.

Dimitri Valdeci Pereira Sarmiento, quien tomó el nombre de Makarios de Menelik construyó su propia organización utilizando el nombre de Nos, organizó comunidades, que de existir, no nos obedecen a Nos, sino a él; que no nos reconocen a Nos, sino a él.
Y él, por su propia voluntad ha esparcido un espíritu cismático y autonomista, rebelde contra el orden jerárquico que no puede ni debe ser permitido. a esto debemos sumarle sus escritos a favor de los judíos, de los protestantes, de los cismáticos y de los socialistas y comunistas, todo lo cual es una clara evidencia de su espíritu anticatólico. Esparce igualmente que sus errores y herejías la inmoralidad, al negarse a aplaicar el Decreto Mandatorias, ha intentado denunciar cardenales, se ha negado a someterse al Magisterio de la Iglesia y a la Jurisdicción Universal del Romano Pontífice en el Exilio. Es claro y evidente que ha formado un grupo disociativo  cuya intención es usurpar todo cargo y honor, para lo cual no ha cesado de trabajar, tal como hoy lo podemos probar.

Dimitri Valdeci Pereira Sarmiento, quien tomó el nombre de Makarios de Menelik es un agente de la Contra-Iglesia. Es un infiltrado que demos desenmascarar. Sus acciones han puesto en peligro la unidad de la Iglesia y han fomentado la discordia, la cual hoy es imposible de ocultar.

Es por ello que, viendo y considerando todo lo anterior, para mayor salud de las almas, y porque es necesario evitar que la enfermedad se propague por el cuerpo místico de cristo, Nos, Alejandro IX, ordenamos, decretamos, establecemos y declaramos a todos los Patriarcas, Cardenales Arzobispos, Obispos, Sacerdotes, religiosos y fieles, así como a todos los hombres de buena voluntad que:

Primero, que DIMITRI VALDECI PEREIRA SARMIENTO queda excomulgado de la Santa Iglesia Católica Apostólica Remanente.

Segundo, que queda depuesto de forma total, absoluta y permanente de todos los cargos en la Iglesia, por cismático y hereje, y que los mismos no podrán ser recuperados.

Tercero, que por esta misma carta, Nos declaramos, decretamos y establecemos que sea reducido al estado laical y que nadie, bajo pena de nuestra excomunión, que al presente o al futuro formen parte de la Santa Iglesia católica Apostólica Remanente, pueden mantener contacto con él.


Todo esto lo mandamos y decretamos para que se haga público de manera inmediata, a fin de que nadie pueda pretextar ignorancia.



ALEJANDO IX. PP
SIERVO DE LOS SIERVOS DE DIOS


Dado el día 18 de abril del año MMXIII de la Gracia,
IV de Nuestro Pontificado,
Firmado en el Altar de la Catedral Mayor de Nuestra Señora de la Compasión, en Villa María,
Santa Sede Apostólica en el Exilio